La cifra de fallecidos por la caída de un autobús de la empresa Turbus en una carretera del norte de Chile ascendió a 21, según los últimos datos aportados por las autoridades, mientras que otras 21 personas se encuentran heridas.

Además de los colombianos, entre los fallecidos se hallaría también el conductor del autobús, aseguró este lunes el fiscal de Antofagasta Ricardo Castro.

Óscar Granobles, hermano de Yuri, pidió a la Cancillería, por medio de los micrófonos de Noticias Caracol, que se hagan los respectivos trabajos para repatriar los cuerpos en el menor tiempo posible.

Como línea de investigación de maneja el error humano o el error mecánico, según el fiscal que investiga el suceso.

El desbarrancamiento del autobús tuvo lugar en la noche del domingo en el kilómetro 3 de la Ruta B-710, sector cuesta Paposo de comuna de Taltal, en Antofagasta, detalló la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

El intendente (gobernador) de Antofagasta, Edgar Blanco, señaló que el autobús “atravesó el eje central de la calzada, incluso rompiendo unas barreras de hormigón que habían ahí y terminó volcado a un costado de la ruta con un desnivel de unos 25 metros“, según recogió la emisora local Bío Bío.

Por su parte, Ricardo Munizaga, director de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) de Antofagasta, dijo que a ese mismo medio que no se descarta que pueda seguir aumentando el número de fallecidos, que desde que tuvo lugar el incidente ha ido progresivamente en aumento.

El autobús era de dos pisos y transportaba a unas 50 personas desde Antofagasta a Ovalle, ubicado unos 1.000 km al sur del punto de partida, en la región de Coquimbo, según recogieron medios locales.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, lamentó a través de un mensaje en Twitter la pérdida de vidas y heridos que ocasionó el accidente y dijo que se comunicó con las autoridades locales “para desplegar equipos de ayuda para heridos y familiares de víctimas” de este “doloroso accidente”.

El alcalde de Taltal, Sergio Orellana, dijo a ese mismo medio radial que el sector donde ocurrió la tragedia es peligroso. “Es un barranco muy grande. Es una cuesta muy, muy, muy pronunciada“, aseveró Orellana.

Por su parte, desde la empresa que operaba el vehículo, Turbus, expresaron sus condolencias a las familias afectadas e informaron de que el autobús circulaba cumpliendo todas las normativas legales.