En diálogo con ese informativo, la colombiana expresó que la policía italiana anunció multas, que empiezan en los 200 euros (más de 800.000 pesos colombianos), y hasta cárcel para aquellos que no cumplan con el aislamiento.

Según González, todas las personas en Italia tienen que estar en sus casas y solo pueden salir a menos de que sea para ir al médico, a un supermercado o una droguería y en muy pocos casos al trabajo, con el que los empleados deben tener un permiso especial.

Cuando los presentadores de Noticias Caracol le preguntaron a María Paula si ha tenido problemas de abastecimiento, dijo que no y que incluso fue ayer (martes) a comprar agua y que la tienda “tenía de todo”.

La colombiana también contó que desde que el gobierno italiano ordenó cerrar colegios y universidades, está viendo clases ‘online’, hasta que termine la medida el 3 de abril.