Las empresas de Wuhan fueron autorizadas este miércoles a retomar sus actividades, un nuevo signo de la progresiva normalización en el epicentro de la epidemia.

El martes el presidente Xi Jinping visitó esta ciudad de 11 millones de habitantes, donde desde el 23 de enero estaba prohibido entrar y salir para evitar la propagación de la enfermedad.

En la provincia de Hubei, de la que Wuhan es la capital, muchas ciudades quedaron también confinadas. Unas medidas que paralizan la actividad económica y las numerosas fábricas de esta región industrial.

Pero ahora las autoridades decidieron flexibilizar las medidas desde que la cifra diaria de nuevos casos ha caído drásticamente, lo que llevó a decir a Xi Jinping que la epidemia está “prácticamente contenida”.

El martes se autorizó a algunos habitantes de la provincia a desplazarse si cumplen ciertas condiciones.

Por su parte el gobierno de Hubei anunció el miércoles que las empresas de Wuhan que producen bienes y servicios de primera necesidad para la población y los hospitales, podrán volver a trabajar.

Esta categoría de empresas incluye compañías del sector médico (equipamiento, medicamentos, material de producción) y servicios públicos (gas, electricidad, calefacción, tratamiento de residuos).

También podrán volver a trabajar las empresas del sector de la alimentación (supermercados, producción de cereales, carnes, frutas y verduras) o de producción agrícola (semillas, fertilizantes, pesticidas, alimentos para animales).

Las empresas de otros sectores no estarán autorizadas a retomar sus actividades hasta el 21 de marzo, indicó el gobierno provincial.

La única excepción son las compañías que tienen “gran importancia en la cadena de producción nacional y mundial”, que podrán volver a trabajar de inmediato, pero solo si obtienen una autorización.

Wuhan es una ciudad industrial donde están instalados grupos internacionales, en particular del sector del automóvil.

El francés PSA tiene tres plantas y Renault un centro de producción y un centro de investigación y desarrollo con su socio local, Dongfeng. 

Por su parte la compañía japonesa Honda aseguró en un comunicado que “algunos empleados” volvieron a su fábrica y que “la producción de un pequeño número de vehículos” se reanudó el miércoles.

Las mismas normas se aplican ahora en zonas consideradas de “alto riesgo” de la provincia de Hubei, donde las empresas relacionadas con la prevención contra la epidemia, los bienes de primera necesidad y los servicios públicos pueden volver a trabajar.

En las otras zonas de la provincia consideradas como de “riesgo moderado o débil” hay más compañías autorizadas a retomar su actividad.

Por otra parte los transportes de pasajeros por avión, tren, coche, barco y autobús podrán “reanudar progresivamente” su actividad en las zonas poco afectadas, indicó el gobierno de Hubei.

Las autoridades de la provincia ya anunciaron el martes el levantamiento parcial de las restricciones para desplazarse de los habitantes, que hasta ahora no podían salir de sus localidades.

La mayoría de personas, exceptuando en Wuhan, podrán ahora desplazarse en el interior de Hubei a condición que estén sanos y que no hayan estado en contacto con un enfermo confirmado o sospechoso.

Esta provincia concentra la mayoría de casos (84 %) y de fallecidos (96 %) provocados por el nuevo coronavirus en China.