El médico aseguró a BBC que cierto día duró 13 horas y media haciendo fila, y que luego se fue directo a su trabajo sin ni siquiera haber dormido un rato.

“Esto le produce a uno una gran frustración, estamos sobre un mar de petróleo. Nunca me pude imaginar que yo, a los 71 años, iba a estar haciendo cola para poner gasolina, a pasar toda la noche en vela para poner gasolina; es algo insólito”, comentó el hombre a la cadena de noticias.

El hombre agregó al medio que “no es lógico que alguien tenga que hacer 13 horas de cola para poner combustible y luego venir a trabajar, a trabajar con la vida de las personas”.

Asimismo, señaló a BBC que a pesar de las largas filas, no siempre es seguro que las personas consigan gasolina. De hecho, esto ya le pasó a él: hace unos días, llegó a las 3 de la mañana a hacer cola y a las 3 de la tarde (es decir, 12 horas después) le informaron que ya no había más gasolina.

Barrios también le contó al medio que durante esas colas llegan delincuentes a hacer de las suyas. “Para nadie es desconocido que han ocurrido hechos lamentables con personas en las colas. Han sido asaltadas, han sido golpeadas, han sido heridas“, manifestó el cirujano.

En el siguiente video puede escuchar el testimonio completo del cirujano: