Todo empezó cuando el hombre, bombero de profesión, fue internado de urgencia en una clínica privada de esa ciudad del sur de Brasil, detalló la Cadena Globo.

Luego de ser ingresado, el hombre le dijo tajantemente a su esposa que no lo visitara, aludiendo a la condición crítica en la que se veía. Sin embargo, la mujer no hizo caso y llegó hasta el centro médico, agregó ese medio.

Allí, la mujer encontró a una amiga suya visitando al individuo. Al afrontarlos, el sujeto confesó que tenía una aventura con la amiga de su esposa y que ella era la que iba a velar por su salud de ahora en adelante, indicó esa cadena.

“A partir de hoy, ella [la amante, cuyo nombre no fue revelado] se encargará de mis cosas. Puedes irte, ocúpate de tus propios asuntos”, le dijo el hombre a su esposa, según Globo.

Luego de la insólita confesión, la mujer se dirigió a la comisaría de Policía de Campo Grande, Mato Grosso, y denunció el caso como una “preservación de derechos”, ya que la amante se habría quedado con elementos del hombre, apuntó ese medio.

Esa cadena brasileña indicó que intentó comunicarse con la mujer, pero que ella se rehusó a hablar al respecto. Lo único que dijo fue que su amiga se llevó los documentos y las tarjetas de crédito del hombre que quedó hospitalizado e intubado por COVID-19.

Los hechos se dieron en Campo Grande, Brasil: