La grabación, viralizada en redes, inicia cuando el conductor, un agente de la patrulla fronteriza que estaba fuera de servicio, se detiene al ver que un niño se acerca a su carro.

El conductor le pregunta al niño qué fue lo que pasó y este le cuenta que fue abandonado por un grupo de traficantes que pasa a personas ilegalmente desde México hacia Estados Unidos.

“Yo venía con un grupo; me dejaron botado y no sé dónde están. […] Me pueden robar, secuestrar. Tengo miedo”, dijo entre sollozos el pequeño asustado.

El hombre, confundido por lo que pasaba, le preguntó al niño si había sido enviado hasta su vehículo por alguien más, a lo que el niño dijo que no. “¿Por dónde me voy a ir? Por favor, ayuda”, manifiesta el menor.

Posteriormente, el conductor deja de grabar y ayuda al menor. Horas más tarde, se reveló que los hechos se dieron en inmediaciones del río Bravo, en una zona desértica del estado de Texas (fronterizo con México), detalló Univisión.

De igual forma, se supo que el pequeño había pasado toda la noche en el desierto, en una región en la que abundan animales salvajes.

En cuanto a la identidad o procedencia del niño, ningún dato adicional fue suministrado por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, al tratarse de un menor, concluyó esa cadena.