Apenas recibió una llamada anónima con la alerta de bomba, la policía desplazó un equipo de expertos para comprobar su veracidad.

La sociedad que gestiona la torre (SETE) indicó a la agencia Efe que la evacuación comenzó hacia las 12:15 del mediodía (hora local) y precisó que esa alerta es la primera de este año.

“El monumento reabrió sus puertas al público a las 2:15 p.m., después de que la policía realizara las comprobaciones pertinentes en el conjunto del edificio y garantizara su seguridad”, según confirmó la SETE en un comunicado, después de la reapertura.

Más temprano, dos periodistas habían alertado sobre un supuesto hombre que habría amenazado con hacer explotar una bomba mientras gritaba “¡Alá es el más grande!”, lo que resultó no ser cierto, pero provocó la evacuación del monumento y el acordonamiento del perímetro circundante.

Desde el pasado 14 de septiembre y hasta el 15 de octubre, el horario normal de apertura de la torre es de 10:30 a.m. a 6:30 p.m.

La pandemia de coronavirus obligó a un cierre de la Torre Eiffel por motivos de seguridad durante más de tres meses. Fue el más largo desde la Segunda Guerra Mundial y su reapertura tuvo lugar el pasado 25 de junio.

En ese tiempo, la magnífica torre parisiense aprovechó su simbolismo para unirse a las muestras de solidaridad hacia el personal sanitario y las víctimas del virus con la instalación, por ejemplo, de un cartel luminoso que durante dos horas por la noche enviaba mensajes de apoyo a los afectados.

Este mismo martes, la revista satírica Charlie Hebdo reportó que recibió amenazas del grupo Al Qaeda, por la publicación de una caricatura de Mahoma el 2 de septiembre pasado, lo que llevó a pensar que habría una relación entre los dos hechos.