El organismo, de igual manera, indicó que la acusación en contra de Morales por terrorismo y financiamiento del terrorismo se basa en una conversación telefónica con el dirigente cocalero Faustino Yucra, para instar a bloquear ciudades durante el conflicto político y social que atravesó ese país entre octubre y noviembre del año pasado.

“De acuerdo con las investigaciones, se evidenció que el exjefe de Estado y el coimputado Faustino Y.Y. mantuvieron comunicación mediante llamadas telefónicas el 14 de noviembre de 2019, desde la ciudad de México”, afirmó en un comunicado la Fiscalía General de Bolivia.

Asimismo, un reporte de las líneas telefónicas de ambos, realizado por el Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial, muestra que Morales y Yucra se habrían comunicado en al menos dos ocasiones más entre el 12 y 17 de noviembre de 2019.

“En esas conversaciones, aparentemente, el exmandatario habría instruido al dirigente cocalero a cometer actos ilícitos durante los hechos violentos registrados en el país luego de que anunciara su renuncia, denunciando que era forzado por un golpe de Estado”, agregó el ente.

Yucra fue enviado bajo detención preventiva a un penal de Santa Cruz después de ser detenido el pasado abril, por acusaciones de terrorismo y sedición dentro de este mismo proceso judicial, que se encuentra en fase preliminar.

Morales, que solicitó refugio en Argentina hace unos meses, por su parte, enfrenta varios procesos por distintas acusaciones en Bolivia, por las que la Fiscalía ya emitió varias solicitudes a la Interpol para detenerle lo más pronto posible.