A comienzos de 2019, el pequeño le dijo a su madre en varias oportunidades lo que sentía, pero ella no entendía muy bien a qué se refería su hijo, por lo que tuvo que hacer una investigación para aclarar lo que pasaba, según publica el diario Chicago Tribune junto a ProPublica, una agencia de periodismo investigativo independiente.

Staley, diagnosticado con trastorno de déficit de atención con hiperactividad, fue ingresado por sus padres al Gages Lake, debido a que, supuestamente, es especializado en educar a niños con dificultades emocionales y de conducta, explican esos medios.

Sin embargo, tras una precisa investigación, estos diarios determinaron que este colegio, y algunos otros en el estado de Illinois, “usan, con frecuencia, el aislamiento” con los pequeños alumnos, que cursan desde jardín hasta quinto grado.

La madre del niño lo escuchó con atención y al darse cuenta de que su pequeño decía que le tenía miedo a “la oficina”, empezó a indagar por ahí, explica Chicago Tribune y añade que fue hasta un mes después que logró ver el aterrador video que le aclaró todas sus dudas.

Tanto ProPublica como Chicago Tribune determinaron que llevar a los niños a esta sala no era por castigo, sino una práctica “rutinaria”, lo que enfureció más a los padres de familia de esa institución.

Se ve al niño tratando de salir de la sala mientras una asistente escolar, sentada en una silla con ruedas, bloquea la entrada. En un momento la asistente inmoviliza una muñeca de Staley contra la pared. Él se enoja cada vez más y la patea. Entonces ella se levanta, lo alcanza, le quita un pedazo de papel doblado de la mano y lo empuja contra otra pared”, así describe ProPublica el video que fue capturada por una cámara de seguridad el 30 de abril de este año.

La investigación de estos dos medios llevó a las autoridades de Illinois a abrir 21 investigaciones “sobre abusos en una escuela que puso en aislamiento a los estudiantes más de 1.700 veces el último periodo escolar” y además señalaron que al menos 8 menores, entre ellos Staley, podrían haber sufrido abusos durante un mes.

Por estos hechos, los asistentes escolares Nicholas Izquierdo y Jennifer Aguirre renunciaron al Gages Lake al enterarse de que la fiscalía los investigaba por el uso de la fuerza excesiva con los estudiantes. Incluso, Aguirre se suicidó al no soportar que había una investigación en su contra, indica ProPublica.

Esto es un desastre y la gente tiene que enterarse. Quiero participar para que esto no le pase a otro niño”, dijo la mamá de Staley después de que vio por primera vez el video, del cual dijo que no pudo terminar de ver en ese momento y cuando lo hizo, pasó 3 días con dificultades para dormir, publica el Chicago Tribune.

Los padres, después de conocerse el caso en todos los medios, pidieron al colegio ver todos los videos donde su hijo estaba en esa sala de aislamiento, y así relataron a los mismos dos medios lo que vieron:

“A veces dejaban a Staley sin supervisión detrás de una puerta cerrada con llave, sin que alguien lo vigilara desde fuera como exige la ley estatal. El niño recorría el perímetro de la sala, caminaba de ida y de vuelta, se revolcaba en el piso. Golpeaba la ventana de observación para tratar de llamar la atención de alguien. ‘Uno ve cómo van pasando los minutos’”.

La investigación de ProPublica y del periódico Chicago Tribune logró que la junta de educación del estado de Illinois propusiera nuevas reglas que prohíban completamente la práctica del confinamiento solitario de niños.

Este es el video que logró difundir ante los medios la madre de Staley Sandy-Ester: