Las autoridades de la República Democrática del Congo (RDC) acusaron a los rebeldes hutus ruandeses del ataque que costó la vida del embajador Luca Attanasio, que “murió como consecuencia de sus heridas” según declaróuna fuente diplomática de alto rango en Kinshasa. 

El presidente de Italia, Sergio Mattarella, tildó de “cobarde” el ataque, y el ministro de Relaciones Exteriores, Luigi Di Maio, que se encontraba en Bruselas para una reunión con sus homólogos europeos, anunció su regreso anticipado a Roma.

De visita con el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en el norte de Goma, ciudad principal de Kivu del Norte, el embajador de 43 años ーen el cargo desde octubre de 2019ー y su convoy fueron blanco de un ataque por parte de desconocidos hacia las 10:15 a.m. (hora local).

Gravemente “herido de bala en el abdomen”, el embajador fue evacuado a un hospital “en un estado crítico”, pero no pudo ser salvado, precisó la fuente diplomática.

Otras 2 personas murieron en el ataque: el chofer congoleño del PMA Mustapha Milambo y el guardaespaldas del embajador, el miembro de los carabineros Vittorio Iacovacci, según fuentes congoleñas e italianas.

4 personas fueron secuestradas durante el incidente y una de ellas “fue encontrada” luego por soldados del ejército, según un comunicado del ministerio congoleño del Interior, que apuntó contra “elementos de las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR)”.

El ataque también dejó heridos, según el PMA. Las víctimas circulaban en 2 vehículos de esa agencia de la ONU, sin escolta de MONUSCO, la Misión de Naciones Unidas presente en RDC desde hace 20 años, dijo una fuente de esa misión.

El presidente congoleño Felix Tshisekedi “condena con la firmeza más grande este ataque terrorista”, declaró su portavoz en un mensaje leído por la noche en la televisión nacional RTNC

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo estar “conmocionado por el ataque al convoy” y “las vidas perdidas”. “La UE permanecerá junto a la RDC y su población” para la “seguridad y la paz”, agregó Michel en Twitter.

Luca Attanasio, el  segundo embajador europeo asesinado en el Congo

Attanasio es el segundo embajador europeo en funciones muerto por disparos en RDC, luego del francés Philippe Bernard el 28 de enero de 1993 en los disturbios que llevaron a saqueos en Kinshasa.

El diplomático había comenzado su carrera a finales de 2003, tras estudios de comercio en la Universidad Luigi Bocconi de Milán. Se inició en la dirección de Asuntos Económicos antes de trabajar en cuestiones africanas y cooperación internacional. 

En el extranjero, fue nombrado primero jefe de la sección económica y comercial de la embajada en Berna (2006-2010) y luego cónsul general en Casablanca (2010-2013). Tras un paso por Roma, se convirtió en consejeros en la embajada italiana en Nigeria en 2015 y dos años más tarde fue trasladado a RDCongo.

El ataque contra el convoy del PMA tuvo lugar en el territorio de Nyiaragongoal en el norte de Goma, ciudad más importante de la provincia de Kivu del Norte, escenario de violencia por parte de grupos armados desde hace más de 25 años.

Cerca del lugar del ataque se encuentran los feudos de las FDLR y las milicias hutu congoleñas Nyatura. Rebeldes congoleños del grupo M-23 también están en la zona según un experto del barómetro de seguridad de Kivu.

Las FDLR fueron creadas a principios de los años 2000 por rebeldes hutus ruandeses, algunos de los cuales participaron en el genocidio de los tutsis entre abril y julio de 1994 en la vecina Ruanda, antes de refugiarse en el este de RDC.

Esta región alberga el parque nacional de Virunga, donde al menos unos 200 guardaparques fueron víctimas en los últimos años de emboscadas de grupos armados mientras ejercían su función.

Los grupos armados dicen defender a sus comunidades pero a menudo se disputan el control de sus riquezas naturales en minerales y madera.