Mediante un comunicado de prensa, la Defensoría del Pueblo de Bolivia condenó este hecho y le exigió al Ministerio Público (Fiscalía) investigar y sancionar el asesinato de la mujer, que se dedicaba a la prostitución,

La trabajadora sexual, según informó la entidad, ingresó el pasado viernes por la noche con un cliente a la habitación de un hotel. No obstante, nadie supo de ella hasta que sus compañeras la encontraron muerta el domingo en la mañana.

Aunque no entregaron detalles específicos, la Defensoría aseguró que la joven tenía en el cuello el cable de una plancha de cabello con el que posiblemente el agresor la asfixio, para después cubrir su cuerpo con una sábana y escapar del lugar.

En la ciudad de El Alto, la segunda más poblada de Bolivia, otra prostituta transexual de 19 años fue asesinada en octubre pasado. De acuerdo con las autoridades, la mujer fue apuñalada en 19 oportunidades por un hombre, el cual también huyo.

Dos homosexuales, por su parte, fueron golpeados brutalmente en esa misma ciudad en enero. Uno de ellos sufrió una fuerte lesión en el cráneo, mientras que el otro terminó con varias lesiones en todo su cuerpo.

Las entidades que representan a estos colectivos en el país suramericano no cuentan actualmente con un registro oficial que enumere las diferentes agresiones o crímenes de odio de las que son víctimas este tipo de personas.