El colombiano hizo su show en el local Templo del Vallenato (donde ya era reconocido), ubicado en el centro de la ciudad peruana Iquitos. Posteriormente, según El Heraldo, un grupo de mujeres se le acercó al músico y eso despertó los celos de su pareja peruana, identificada como Nelly Cecilia Acosta Egusquiza, señalada como la autora del crimen.

De acuerdo con el diario El Comercio, de Perú, Acosta Egusquiza ingresó al bar, observó el concierto del acordeonero y luego se fue con él “a un ambiente de descanso para los artistas y ahí lo atacó con el arma blanca que portaba”.

La víctima tuvo varios cortes profundos en su cuerpo y se desangró en la habitación, que al parecer, funcionaba como camerino, de acuerdo con el medio extranjero.

La señalada, asegura el periódico, intentó salir del recinto, pero fue retenida por trabajadores del bar que alertaron a la Policía. La autoridad se llevó a la mujer a una “dependencia policial” e inició una investigación.

Amigos del colombiano, dice el medio peruano, dijeron que él tenía una “relación sentimental tormentosa”, mientras que sus familiares en Cartagena le dijeron a El Heraldo que la novia “controlaba mucho a Álvaro, incluso no lo dejaba hablar casi por teléfono con sus padres”.

Vega Gama vivía en Perú desde hace dos años. Viajó allá buscando suerte en la música, señalo el periódico de Barranquilla.