La joven estudiante había desaparecido el 24 de septiembre luego de salir de un gimnasio, ubicado a unos 60 kilómetros donde fueron encontrados sus restos, publica el diario O Globo.

Las grabaciones de una cámara de seguridad fueron determinantes para saber qué pasó con Bazza. En estas se evidencia a un hombre, después identificado como Rodrigo Pereira Alves, de 37 años, recostado sobre el carro de la joven antes de que ella saliera del gimnasio.

Luego se ve al mismo sujeto hablando con Mariana momentos antes de que ella misma llevara su auto a un garaje cercano, donde recibió ayuda del que se convertiría en su asesino.

Más tarde se conoció que la brasileña le había enviado, mediante un mensaje de WhatsApp, una foto a su novio, Jefferson Viana, del “buen samaritano” que la estaba ayudando a cambiar una llanta pinchada. Esa imagen fue determinante para que la policía identificara al criminal, el cual ya tenía antecedentes por violación y otros delitos, detalla el rotativo carioca.

Un oficial dijo a ese mismo medio que el expediente de Pereira Alves muestra procesamientos por “robo, intento de asesinato, extorsión y violación”, y señala que el hombre salió de la cárcel aproximadamente hace un mes.

Las autoridades capturaron al asesino y cuando lo interrogaron confesó la autoría del crimen y les dijo dónde se encontraba el cuerpo sin vida de Mariana Bazza. Sin embargo, cuando tuvo su primera audiencia ante un juez se echó para atrás y dijo que él no la asesinó, sino que fue otra persona y que él solo la acompañó, explica O Globo.

Aunque la fiscalía no descarta esta versión, la han calificado de “fantasiosa” debido a las abrumadoras pruebas en contra del sospechoso, como el video de la cámara de seguridad y la foto que envió la joven asesinada a su novio.

Mientras continúa el proceso, Alves Pereira está encarcelado y a la espera de los resultados de la autopsia, la cual determinará las causas exactas de la muerte y, además, si la estudiante fue víctima de abuso sexual. Su cuerpo ya fue enterrado en Bariri ante decenas de conmocionados habitantes de esa localidad, finaliza el diario brasileño.