Los venezolanos, que provenían de Caracas, serán acusados formalmente por tratar de ingresar el metal preciado, avaluado en 5 millones de dólares, sin hacer el papeleo correspondiente.

Agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) los detuvieron al detectar irregularidades en la parte delantera del avión, donde encontraron los 104 kilos de oro.

Sánchez dijo a los oficiales que obtuvo el oro de múltiples fuentes en Venezuela y que tenía la intención de venderlo en Estados Unidos.

Agregó que sabía que “la organización” previamente había contrabandeado oro en el país y que recibiría una recompensa por su participación.

Fossi también señaló que iba a ser compensado si lograba hacer la entrega del oro en Estados Unidos.

Los acusados, que se presentaron este lunes ante el juez Patrick M. Hunt, deberán acudir de nuevo a la corte el próximo 7 de octubre para una audiencia en la que les presentarán los cargos formales.

Estados Unidos ha emprendido una cruzada contra el comercio ilícito del preciado metal proveniente del país suramericano, que lo llevó en marzo pasado a sancionar a la empresa estatal de minería de Venezuela, conocida como Minerven, que opera en el sector del oro.

“Vamos a perseguir de manera agresiva a aquellos involucrados con el imprudente comercio ilícito de oro de Maduro que está contribuyendo a esta crisis financiera, humanitaria y ambiental” que vive el país, apuntó en ese momento el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.