De acuerdo con el diario El País, el detenido, de 44 años y quien aceptó cortar las cuerdas vocales de los canes él mismo, enfrenta cargos por los delitos de maltrato animal y de intrusismo profesional.

El sujeto, que no fue identificado por el medio español, reconoció que cortó las cuerdas vocales de los perros para así evitar que por sus ladridos fuera descubierto su criadero ilegal.

El descubrimiento fue hecho por el Grupo de Voluntarios de Protección Animal de Vegas del Genil, que en un video de YouTube explicó que durante los paseos que hacían con los canes que cuidan en su refugio se dieron cuenta de que en una antigua fábrica de tabaco había una gran cantidad de animales.

Gracias a su denuncia y una posterior investigación, las autoridades de Granada ingresaron al lugar el pasado 21 de noviembre, indica El País y agrega que hallaron 98 perros de razas muy requeridas, como caniche, pomerania, chihuahua, bichón maltés y spitz.

La Guardia Civil española detalló que aunque estaban hacinados, muchos de ellos metidos en jaulas para conejos, la mayoría estaban bien cuidados y con buena salud.

Sin embargo, durante el allanamiento se dieron cuenta de que varios de esos perros movían sus bocas, como si estuvieran ladrando, pero no emitían ningún sonido.

Al pedir a un veterinario que comprobara qué pasaba, este confirmó que a 34 perros les habían cortado sus cuerdas vocales, señala el mismo rotativo.

El especialista resolvió que “sin lugar a duda, a los perros les habían practicado el corte de las cuerdas vocales” y explicó a El País que se dio en los mayores, pues son estos los que menos atractivo tienen para ser comprados.