La empresa había tenido que reducir sus vuelos en un 95% debido al cierre de las fronteras y las medidas de confinamiento decretadas en todo el mundo para frenar la epidemia.

Air Canada no prevé un regreso a la normalidad antes de mucho tiempo. Los efectivos actuales de la compañía permiten operar unos 1.500 vuelos al día con 258 aviones.

“En la coyuntura actual, ya no es viable una explotación tan amplia”, indicó la empresa. “Actuamos así para preservar nuestra tesorería, ajustar el tamaño de la empresa al nivel de tráfico esperado a medio y largo plazo y prepararnos para retomar nuestro crecimiento cuando regrese la actividad”.

Tras el cierre de las fronteras, Air Canada sigue trabajando en el país norteamericano, pero en un reducido número de aeropuertos.

La compañía empezará a despedir a los empleados afectados por la medida desde inicios de junio.