El investigado trató de viajar este jueves a Los Ángeles (California, Estados Unidos), un día después de que su caso se volviera viral, causara indignación en su país y fuera multado con 1.200 dólares por discriminación.

Pero la aerolínea Latam no le permitió a Miranda North abordar su vuelo, y ahora debe enfrentar la acción de la justicia de Perú por denigrar con groserías y expresiones de xenofobia a un inmigrante venezolano que reparte comida en moto en Lima, informó la fiscalía.

Latam explicó en un comunicado que se reservaba el derecho de embarcar a “todo aquel pasajero que pueda perturbar la debida tranquilidad y adecuada operación de los vuelos”.

“La Segunda Fiscalía Provincial Penal de Miraflores dispuso abrir investigación preliminar por el plazo de 30 días contra Guillermo Miranda North, por la presunta comisión del delito contra la humanidad, discriminación, en agravio de [el venezolano] Junior Ramírez Alarcón”, dijo el Ministerio Público en Twitter.

Ahora, Miranda North puede ser objeto del primer juicio por xenofobia en Perú.

El hecho ocurrió el martes en un edificio residencial del distrito turístico de Miraflores en Lima, cuando Miranda North profirió una serie de insultos y expresiones xenófobas contra Ramírez Alarcón, de 23 años, cuando este llegó en su moto a entregarle un pedido de comida.

“Eres un pobre imbécil, idiota”, “estoy harto de ustedes, tengo ganas de pegarte”, “¿quieres que te mande de un combo [puñetazo] a tu país, hijo de puta?”, le dijo Miranda North al repartidor, y quedó grabado por una cámara que el venezolano llevaba en su casco y que se viralizó en las redes sociales.

El cliente se molestó porque la bolsa de papel donde iba su plato de comida se había roto en el traslado. El ‘rappitendero’ le dio explicaciones y le dijo que anularía el pedido, pero no logró calmarlo.

Miranda North pidió el miércoles disculpas a Ramírez Alarcón en un video que colgó en las redes sociales, pero el venezolano no las aceptó y presentó una denuncia en una comisaría.

Además, la municipalidad de Miraflores, que tiene una ordenanza que prohíbe la discriminación en el distrito y cursó la multa de 1.200 dólares a Miranda, presentó otra denuncia en la fiscalía.

Miranda “podría ser sancionado hasta con cuatro años de pena privativa de la libertad”, dijo el jefe jurídico del municipio, Augusto Palomino.

Este hecho provocó una ola de indignación en Perú, que ha acogido a más de 800.000 migrantes venezolanos que huyeron de la crisis en su país desde el año 2016.