“No quiero que nos juremos amor eterno. No quiero que vivamos con esa promesa plasmada en el pecho, porque eso nos haría vivir con los ojos fijados en el futuro. En un futuro que siempre será incierto. Yo quiero vivir el presente”, dice Aída Victoria en una voz en off sobre imágenes de ella acariciando su cuerpo, sobre el que lleva un bikini.

Mientras avanza la grabación, en donde aparece luego jugueteando con su novio, al que le mostró la cara en enero de este año, Merlano también cuenta que Lumar Alonso Parra le ha hecho cambiar hasta su forma de ver el amor y el compromiso: “Yo no creía en el matrimonio. De hecho, no pensaba que uno fuera a querer compartir el resto de su vida con una persona. Porque, para mí, que dos personas se entendieran tan bien como para convivir el uno con el otro era una locura. Y luego llegaste tú”.

Y como sabe que nada es color de rosa, la joven recordó que ha terminado varias veces con su pareja (18 años mayor que ella) y que pelean, pero que sigue con él porque ambos creen que “el amor es lo único en la vida que vale realmente la pena”.