La también conductora del programa confesó que hay casos que no son como se dicen durante el programa sino que están “basados en hechos reales”,según le dijo en una entrevista al diario El Clarín, citada por Canal 1.

“Para mí el valor está en la lección, en la moraleja, no en quién lo sufre. He visto casos que me han parecidos farsas, fabricados y los he desestimado”, aseguró.

El artículo continúa abajo

De igual manera, le dijo al mismo medio, de acuerdo con Canal 1, en ocasiones los litigantes no son las personas a las que en realidad les ha sucedido el caso que se expone, sino que  “están dramatizados por personas” que han tenido historias similares a las que representan en el estrado,

“Hay veces que no se puede obligar al contrario a presentarse, entonces buscamos personas que puedan llenar esa situación, pero yo nunca sé cuál es cuál”, aclaró.

Finalmente, la abogada le declaró al diario argentino que ojea los casos antes de las grabaciones del programa pero se mantiene “separada de la producción para mantener la magia”.

“Parte de la magia es cómo yo indago, pregunto y cómo se desarrolla el tema”, concluyó.