Las afroamericanas ganaron un premio Óscar por su trabajo en la producción ‘La madre del blues’, dirigida por el director de teatro y cine estadounidense, George Costello Wolfe.

Mia Neal, jefa del departamento de peluquería, y Jamika Wilson, la estilista personal de Viola Davis, cumplieron uno de sus más grandes sueños tras ser nominadas en marzo a esta cateoría y posteriormente al ganarse el premio, que fue creado en 1981 por la academia

Ambas tuvieron que competir contra otras figuras como Kimberley Spiteri, Gigi Williams y Colleen LaBaff por el largometraje ‘Mank‘, y Mark Coulier, Dalia Colli y Francesco Pegoretti por ‘Pinocchio’.

Para el filme, Neal tuvo que crear 100 pelucas en menos de tres semanas, basándose únicamente en 10 fotografías que existen del legendario personaje de la apodada ‘madre del blues’, Ma Rainey.

Uno de los mensajes más contundentes e inspiradores que dijo Mia en el escenario fue:

“Estoy aquí mientras Jamika y yo rompemos este techo de cristal con tanta emoción por el futuro. Porque puedo imaginarme a las mujeres trans negras de pie aquí, a las hermanas asiáticas, a nuestras hermanas latinas y a las mujeres indígenas. Y sé que algún día no será raro o revolucionario, simplemente será normal “.

Así mismo, agradecieron a sus antepasados, a sus ancestros, que durante décadas han tenido que luchar por un lugar en la sociedad y a quienes en algún momento les negaban hasta el trabajo, pero que según ellas “nunca se rindieron“.

Aquí, el momento en el que Mia Neal y Jamika Wilson reciben el premio