Se trata de un video en el que, según la BBC, un grupo llamado America’s Frontline Doctors (Médicos de primera línea de Estados Unidos) habla de un tratamiento efectivo para el coronavirus, frente al edificio de la Corte Suprema de Estados Unidos.

La doctora Stella Immanuel, de Houston, asegura en la grabación que ha tratado con éxito a más de 300 pacientes positivos para COVID-19 con hidroxicloroquina, aunque en junio la Organización Mundial de la Salud confirmó que no es efectiva.

La otra mentira la escribió Madonna al lado de la publicación, en donde aseguró que la vacuna para coronavirus ya “fue encontrada, probada y está disponible hace meses”, pero que no ha sido distribuida porque los poderosos “prefieren dejar que el miedo controle a la gente, que los ricos se hagan más ricos y los pobres más pobres”, de  acuerdo a lo que recoge The Guardian.

Al ver el video en la cuenta de Madonna, que fue el mismo que provocó que Twitter silenciara por 12 horas a Donald Trump Jr., Instagram decidió difuminar su ‘post’, ponerle encima el aviso de ‘Información falsa’ y redireccionarlo a una página que aclara que no existe aún la vacuna.

Después de unos minutos al aire, Madonna eliminó su publicación.