La conversación fue a través de Facebook, en donde Hernández, que para cuando ocurrió el robo al Banco de la República de Valledupar era el secretario de la Junta de la entidad, aseguró que luego del suceso se tomaron medidas que no permitirían la misma hazaña por parte de bandidos en el 2020.

“Toda la estructura de seguridad de un banco estaba montada sobre una fortaleza de infraestructura física muy grande y unas alarmas que tenían contacto directo con la Policía. A raíz del robo, se decidió, por un lado, cambiar los protocolos de seguridad, pues lo que sucedió realmente es que habían unos turnos de vigilantes, y a medida que llegaban los vigilantes, al señor ‘Tarifa’ le abrían la puerta, y así sucedió con dos turnos durante el puente”, aseguró el funcionario.

Luego, explicó que a raíz del famoso robo de 1994 “se establecieron unos protocolos para asegurarse que los gerentes de las sucursales, las personas encargadas de seguridad, estén haciendo una ronda sobre la sucursal para asegurarse que no pasa nada”.

Esas nuevas medidas incluyeron la creación de una ‘antebóveda’, pues lo que ocurrió en Valledupar fue que “los ladrones una vez entraron se encontraron de frente con la bóveda principal. Si bien les costó muchísimo trabajo y no pudieron abrir la bóveda por la puerta principal, todas las bóvedas tienen una puerta auxiliar que se utiliza solo para casos excepcionales cuando la bóveda no funciona, y por ahí fue que pudieron entrar”, explicó Hernández. 

El codirector del Banco de la República, luego de dar ese contexto, contó que con esa ‘antebóveda’ lo que pasa es que “si a alguien se le ocurriera entrar a robar una bóveda hoy en día, en alguna de las sucursales del Banco que tienen tesorería, lo que encontrarían es que van a tener que abrir una ‘antebóveda’, y luego enfrentarse a una bóveda mucha más fuerte, con más grosor en las paredes, que la bóveda principal”.

Gerardo Hernández cerró el tema confirmando que “Hoy en día, todas las sucursales que tienen tesorería están siendo vigiladas desde Bogotá. Es decir, lo que hizo el señor ‘Tarifa’, de ninguna manera podría ocurrir hoy en día, porque unas personas desde Bogotá tienen el control absoluto de lo que sucede en las sucursales y las tesorerías”. Eso, además, lo corroboraron luego con visitas con compañías aseguradoras y la verificación de que se pudieran activar alarmas, apagar luces y cerrar puertas.

“Se reforzaron muchísimo las estructuras de seguridad. Con estos hechos, siempre se aprenden y se cambian políticas en materia de riesgos y de seguridad”, finalizó.

Como ya se conoce, para la entidad el robo tuvo un buen final, pues las empresas aseguradoras pagaron la totalidad del dinero que se llevaron los delincuentes.

El recuento de ‘El robo del siglo’ y otras apreciaciones sobre ese suceso histórico se pueden volver a escuchar en el siguiente video que publicó el Bando de la República en su página de Facebook.