Los reclamos, obtenidos por el canal WFAA y enviados a CNN por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC por su siglas en inglés), coinciden en que el medio tiempo del Super Bowl no fue algo apto para menores.

Frases como “espectáculo pornográfico”, “de naturaleza sexual”, “meneo sexi de lengua” y “espectáculo repugnante” son algunas de las que se leen en las quejas publicadas por CNN.

En total, la FCC recibió 1.312 quejas por el ‘show’ de medio tiempo que dieron Shakira y Jennifer Lopez el pasado 2 de febrero en Miami, que incluyó referencias al mapalé, la champeta y la salsa, además de un polémico acto de ‘pole dance’ en la intervención de la norteamericana.

La cifra de quejas, como recuerda Independent, está aún lejos de las 540.000 que se registraron cuando Justin Timberlake dejó al descubierto el pezón de Janet Jackson, en 2004.