“Sabemos que Venezuela está en un momento muy delicado (…) pero tampoco queremos ceder espacios. Esto es una plataforma, una vitrina para mucha gente”, dijo la gerente general del concurso, Nina Sicilia, durante un ensayo abierto a la prensa en el canal privado Venevisión, donde se llevará a cabo la gala.

La exreina de belleza señaló que de esta plataforma, de la que han salido siete ganadoras del Miss Universo y seis del Miss Mundo, “depende el trabajo, el pan y la comida de mucha gente en Venezuela”, y por ello considera pertinente que continúe el certamen en un país en el que 1 de cada 4 personas requiere ayuda humanitaria urgente.

Por su parte, el productor ejecutivo del show, Ricardo Di Salvatore, explicó a Efe que esta edición será “bastante ágil” y con un ritmo más acelerado entre un desfile y otro pues prevén bajar el telón en menos de 180 minutos, a diferencia de años anteriores en los que se extendía hasta por cinco horas.

“En menos de tres horas vamos a tener nueva soberana”, estimó, y detalló que la pauta del programa, el más visto por los venezolanos, fue modificada, aunque no relacionó esa decisión con la merma del presupuesto de este espectáculo con 67 años de tradición que en el pasado llegó a acoger a un público de 15.000 personas y ahora recibirá a menos de 300 personas.

El formato pasó de 15 bloques televisivos a 10, con un solo espacio musical en el que, insistió Di Salvatore, exhibirán el talento local pues “esto es una vitrina” para eso.

Otra de sus novedades, revelada por la directora de formación del concurso, María Gabriela Isler, es que por primera vez las medidas físicas de las candidatas no fueron narradas durante el acostumbrado desfile en traje de baño.

“Consideramos que la belleza de una mujer en general no tiene que estar estereotipada, la belleza de la mujer no es un 90-60-90 (…) la belleza de una mujer se mide por sus capacidades meritorias y por el talento”, sostuvo.

La exmiss Universo subrayó también que a ninguna de las competidoras de este año se le exigió rebajar o “hacer ningún tipo de dieta extrema” pues, insistió, “no vamos a seguirlas forzando a una belleza estereotipada”.

Los organizadores subrayaron además que esta competencia mostrará el trabajo de profesionales de variada índole así como las historias de vida de las 24 candidatas, en un intento de la directiva por promover la “belleza diferenciada” y no los estereotipos.

Los organizadores también esperan que los fallos eléctricos -frecuentes en Venezuela, sobre todo en el interior del país- no interrumpan la transmisión del concurso pues en caso de que se produzca un apagón dijeron no contar con otro plan que el de esperar el retorno de la electricidad para continuar con el espectáculo.

El concurso es el fenómeno social por excelencia de los venezolanos y en 2009 marcó un récord Guinness por ser el único país que ha conseguido ganar el título de Miss Universo en dos años consecutivos.