Además de la tensión que ha generado la charla del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey, de la que ya se conoce un adelanto, The Times insinuó en un informe que ella tiene una doble moral.

(Vea también: Precio, en pesos colombianos, de vestido que usó Meghan Markle en charla con Oprah)

Críticas a Meghan Markle por vínculo con príncipe saudí, quien ordenó muerte de periodista

En 2018, el príncipe Mohammed Bin Salman le habría dado a la duquesa de Sussex unos aretes como regalo de bodas con el príncipe Harry, pero en ese momento ella dijo a sus colaboradores que eran de la marca Chopard y que solo se los habían prestado.

Además, la actriz decidió usar las joyas en una cena que tuvo en el Grand Pacific Hotel en Suva, durante la gira que hizo junto al nieto de la reina Isabel II por Fiji (23 de octubre de 2018), justo después de que el príncipe ordenó la muerte de Jamal Khashoggi, un periodista y crítico del reino, que fue asesinado el 2 de octubre de 2018.

Luego de la aparición, varios corresponsales le preguntaron al palacio de Kensington cómo había obtenido las joyas Meghan Markle, y los comunicadores se adelantaron a la explicación de la realeza, que aseguró que todo era un préstamo.

Aquí, una foto del príncipe saudí:

Mohammed-bin-Salman

Aretes de Meghan Markle sí fueron un regalo del príncipe saudí

Los lujosos pendientes, que la duquesa también portó para el cumpleaños número 70 de el príncipe Carlos, su suegro, sí fueron un regalo de Mohammed Bin Salman y la CIA, como indicó el mismo medio, confirmó que el hombre sí ordenó la muerte de Khashoggi.

(Vea también: Reina Isabel II ‘sabotea’ charla del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey)

Toda esta información dejó mal parada a la esposa del príncipe Harry, pues fue tildada de poco empática y de tener una doble moral, debido a que ella portó un regalo de alguien que atenta contra los derechos humanos, esos que tanto defiente.

Además, muchos tomaron las acciones de Meghan como negativas porque supuestamente siempre ha apoyado la causa de las mujeres sauditas y es capaz de aceptar regalos de un gobernante que las tiene bajo su yugo, así se contradice.