“Me habían hecho esa propuesta hace 10 meses atrás. No había querido caerle a eso, tengo un esposo celoso”, explicó la modelo al medio, confirmando así que finalmente aceptó ser la nueva actriz porno colombiana.

Pese a los celos de Mauro, María Gabriela aseguró que ya tienen un grado de confianza alto. Ella descubrió que la industria de cine para adultos realmente es algo que le gusta, pues se siente cómoda luciendo su cuerpo y seduciendo con este.

En sus declaraciones, Isler también manifestó que no hará este proceso sola, pues Urquijo también se animó a incursionar en este campo: “Es un reto para mí, para mi esposo”.

En cuanto se reactive el flujo de vuelos internacionales, la pareja viajará a Londres, que es donde grabarán como esposos todo el material sexual.