No es la primera, ni será la última vez en que le insistan con el tema de drogadicta, aunque ella ya lo ha negado en múltiples ocasiones, algunas haciendo referencia directa a la marihuana. Sin embargo, De Francisco no pasó el ‘papayazo’ de un detractor para dejarlo en ridículo.

Al final de la tarde del sábado, Margarita, que hace semanas reconoció haber hecho trampa en un concurso de televisión en el que participó en 1984, recibió la pregunta de si se había fumado la hierba verde, luego de escribir: “En Colombia se maneja lo que es el asesinódromo”, un comentario que hizo sobre el saldo que han dejado las protestas que se desataron a raíz del asesinato del abogado Javier Ordoñez.

“Póngale la tilde a “fumó” porque la pregunta hace parecer que la que fuma es usted”, fue la respuesta que dio la actriz al crítico que le dejó el mensaje, que podría hacer parte de los uribistas a los que ella achaca los señalamientos que le hacen de drogadicta.

En el pasado, Margarita Rosa ha tenido otras ingeniosas reacciones a los mensajes que aseguran que ella tiene una adicción a las drogas, como cuando dijo que lo suyo no era la marihuana, sino drogas más duras como Nietzsche, Heidegger o Derrida.