Lo hizo a través de varias historias de Instagram, en donde se puede apreciar que no tiene uno, sino varios espacios fríos para conservar sus alimentos, muchos de ellos orgánicos. 

Antes de dar un ‘tour’ por la primera nevera, Kim dejó ver su alacena, en donde casi todo está guardado en frascos de vidrio. 

En el mismo espacio, un cuarto más grande del de millones de personas en el mundo, la esposa de Kanye West mostró un par de refrigeradores con bebidas (ninguna en envase plástico), en donde también almacena las leches de sus hijos; cada uno toma una diferente.

Luego, vino otra sorpresa: un ‘walk-in frigerator’, es decir una ‘nevera’, o cuarto frío mejor, en la que hay suficiente espacio como para caminar. 

“Aquí guardamos todos nuestros productos frescos y orgánicos. Estamos construyendo en la propiedad árboles orgánicos para cultivar nuestros propios vegetales y hacer nuestras propias cosas”, dijo en parte del recorrido, en el que recordó que ahora su alimentación está basada en plantas.

Para finalizar, abrió un congelador y otra nevera con más leche, como se puede apreciar en el siguiente video que recopila las historias que publicó en la red social.