“Estamos seguros de la inocencia de Kevin Roldán”, aseguró Pabón al programa La Red, donde también se mostró confiado en que así lo demostrará ante la justicia.

Según él, los delitos que se le imputan (secuestro simple, acceso carnal con persona incapaz de resistir y violencia intrafamiliar) no fueron acreditados por dictámenes de medicina legal.

Además, subrayó que las denuncias fueron formuladas por su entonces compañera sentimental “llevada por los celos y por un impulso de rabia”, de quien se encuentra aislado e incomunicado por decisión de un juez.

A raíz de esto, el abogado asegura que al teléfono de su mánager “llegaron muchas amenazas de audio”, las cuales califica de “barbaridades”. “Eso sí lo tiene afectado” en su dimensión “económica, personal y familiar”, agrega.

Pabón también respondió sobre otros señalamientos. La de una mujer chilena, dice que no llegó a ser penal, mientras que las de dos menores de edad asegura que no hubo pruebas para mostrar ante un juez. Algo parecido con un exempleado del reggaetonero que asegura haber sido despedido de forma injustificada y una mujer que en ese mismo programa había dicho que Roldán la había tocado de forma inapropiada.

A raíz de esto último, el abogado tiene una sola lectura sobre los escándalos: oportunismo e interés económico. “Algunas personas que están detrás de la carrera de Kevin de pronto han aprovechado esta situación para acercarse a este medio de comunicación para hacer más gravosa su situación, de forma oportunista”, concluye.