Durante una entrevista con Pulzo, el exprotagonista aseguró que cuando estuvo en la casa estudio ya tenía una lucha interna sobre sus gustos en cuanto a relaciones afectivas, pero “no podía salir del clóset a nivel nacional”.

Conocer su realidad no fue fácil, por lo que le pedía a Dios que lo ayudara, pues pensaba que le debían “gustar los hombres”; cuando tuvo claros sus gustos, inició otro proceso el día en el que descubrió que existía la transición de mujer a hombre.

Viendo algunos videos, se sintió totalmente identificado con aquellas mujeres que se encontraban en el cuerpo equivocado y querían ser hombres, que se conoce psicológicamente como disforia de género.

Luego de consultar a especialistas de la salud empezó su tratamiento de hormonas; Marcelo contó este y otros detalles de cómo lleva su vida sexual y proceso de transición en el video que aparece a continuación: