Con un sencillo vestido rojo y sandalias, la intérprete de ‘Toxic’ fue fotografiada a la salida del hotel Montage de Beverly Hills con el pelo desaliñado y sin maquillaje.

De acuerdo con TMZ, Spears pasó el domingo con su novio, en lo que sería una pausa de un solo día, pues su plan es permanecer en el centro especializado durante 30 días, por lo menos, a donde fue para tratar sus problemas mentales, que se acentuaron desde un quebranto de salud de su padre.

La aparición de Britney llega en medio de una teoría conspirativa que asegura que ‘la princesa del pop’ está recluida contra su voluntad, por idea, precisamente, de su papá.