En una investigación publicada por Associated Press, nueve mujeres aseguraron que Domingo, considerado el artista lírico vivo más importante, usó su posición de poder para presionarlas a relacionarse íntimamente con él. 

Ocho cantantes líricas y una bailarina, una sola de las cuales aceptó identificarse, dijeron a la agencia de noticias estadounidense que fueron acosadas sexualmente en incidentes que se remontan a la década de 1980.

Una de ellas sostiene que el músico le metió la mano bajo su falda, otras tres que las besó de manera forzada. Todas detallaron gestos inapropiados, mientras que decenas de entrevistados aseguran que fueron testigos de esos comportamientos.

Cuando ocurrieron los supuestos hechos, todas las denunciantes eran jóvenes y estaban en los inicios de sus carreras. Siete de ellas dijeron que sus trayectorias se vieron afectadas por rechazar las acciones del tenor. 

“Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan incluso a tres décadas son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas”, dijo Domingo, de 78 años, quien ejerce como director y gerente general de la Ópera de Los Ángeles, en California, en un comunicado.

Sin embargo, es doloroso escuchar que pude molestar o avergonzar a alguien, incluso si fue hace mucho tiempo y a pesar de mis intenciones“, dice el tenor, quien está casado desde hace mucho tiempo.

  • Investigación

Tras hacerse públicas las denuncias, la Ópera de Los Ángeles, donde Domingo ha sido director general desde 2003, afirmó que investigará las “preocupantes” acusaciones.

“Plácido Domingo ha sido una fuerza creativa dinámica en la vida de La Ópera y la cultura artística de Los Ángeles durante más de tres décadas. Sin embargo, estamos comprometidos a hacer todo lo posible para fomentar un entorno profesional y colaborativo donde todos nuestros empleados y artistas se sientan igualmente cómodos, valorados y respetados“, sostuvo la institución.

En los últimos años, el cantante se convirtió en barítono y todavía desborda teatros en todo el mundo.

Pensé que todas mis interacciones y relaciones siempre fueron bienvenidas y aceptadas. Las personas que me conocen o han trabajado conmigo saben que no soy alguien que intencionalmente lastimaría, ofendería o avergonzaría a alguien”.

Domingo reconoce, sin embargo, que “las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado”.

“He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar”, agrega.

  • Afectaciones a la carrera del músico

Tras las acusaciones, la Asociación de la Orquesta de Filadelfia anunció que retiraba su invitación a Domingo para presentarse en su concierto de apertura el 18 de septiembre. 

La Ópera de San Francisco también canceló el concierto del tenor previsto para el 6 de octubre.

La Ópera Metropolitana de Nueva York anunció, por su parte, que esperará el resultado de la investigación de la Opera para tomar una decisión final sobre el “futuro último” de Domingo, a quien tiene programado para aparecer en los próximos meses en “Macbeth” y “Madama Butterfly”.

El director del Festival de Salzburgo, por el contrario, confirmó que mantiene la actuación del artista tal y como estaba planeada.

El cantante lírico ha pasado la mayor parte de su carrera reciente en Estados Unidos.

Los señalamientos en su contra engordan la larga lista de acusaciones de acoso o abuso sexual contra muchas estrellas de la industria cultural y del entretenimiento desde el surgimiento del movimiento #MeToo, nacido en octubre de 2017 al calor de las denuncias contra el productor cinematográfico Harvey Weinstein.