El alborotó que provocó Rihanna, que tiene 100 millones de suscriptores en Twitter y 91,4 millones en Instagram, llega unas semanas después de que provocara una fuerte reacción de las autoridades por defender a los agricultores que se manifestaban contra las reformas agrarias.

“Es indignante cómo @Rihanna se burla vergonzosamente de nuestro amado Dios #Ganesh”, tuiteó Ram Kadam, parlamentario del partido nacionalista del primer ministro Narendra Modi. “Esto demuestra que no respeta la cultura y las tradiciones indias”.

El Consejo Mundial Hindú (Vishva Hindu Parishad, VHP), un grupo adscrito al gobernante partido nacionalista hindú Bharatiya Janata (BJP), dijo que había presentado quejas para que Twitter y Facebook retiren la imagen de Rihanna y tomen medidas contra sus cuentas.

El ministerio de Relaciones Exteriores de India había criticado a principios de febrero a Rihanna, entre otras celebridades, por interferir de forma “sensacionalista” en la reforma agrícola del país, después de que ella y Greta Thunberg tuitearan sobre las manifestaciones de agricultores.

“¿Por qué no estamos hablando de esto? #FarmersProtest”, escribió la estrella del pop, compartiendo un reportaje de la CNN sobre los cortes de internet en Delhi durante las protestas de los agricultores la semana pasada.