En la reflexión, Bieber hace un recuento de los altibajos que ha sufrido desde que se volvió una superestrella, en los que incluyó los errores que ha cometido, la batalla que ha luchado contra las drogas, y la permanente sensación de insatisfacción pese a todo el éxito de su carrera musical.

También, reveló que se siente “abrumado” por su pasado, el oficio de ser músico, las responsabilidades, las emociones, la familia, las finanzas y las relaciones interpersonales.

“Empiezas a ver el día que tienes por delante a través del prisma del desastre y a anticipar otra mala jornada. Un ciclo de sentir decepción tras decepción”, cuenta Bieber, “insatisfecho” pese “a la cantidad de dinero, ropa, coches, elogios, logros y premios” amasados.

La joven estrella, que ha estado recibiendo tratamiento contra la depresión, atribuye esta clase de sensaciones el haberse convertido en una estrella precoz.

“Se depositan una presión y una responsabilidad insanas sobre la mente de un niño, cuyas emociones y cuya capacidad de decisión aún no se ha desarrollado”, denuncia, antes de aludir también al hecho de haber crecido tras el divorcio de sus padres sin un hogar estable.

Y agregó: “En solo dos años me convertí en una superestrella. Pasé de ser un chico de 13 años de una pequeña ciudad a ser alabado por todas partes, con millones de personas diciéndome cuánto me querían y lo genial que era. Y la humildad surge con la edad, pero cuando escuchas esas cosas, empiezas a creértelas”.

Bieber también relató cómo se convirtió en un adulto “con millones de dólares y acceso a cuanto quisiera pero sin habilidades para desenvolverse en el mundo real” ni sentido de la responsabilidad, y cómo con 20 años ya había incurrido en “todas las malas decisiones que se pueden tomar”.

Rememora así cómo a los 19 años empezó a tomar “drogas duras”, “algo en lo que caen tantos músicos en gira para poder gestionar los altibajos que acompañan la vida de un artista”, y cómo se convirtió en un hombre “resentido, irrespetuoso e iracundo” con las mujeres, que además se distanció de todo aquel que lo apreciaba.

“Me ha costado años recuperarme de todas esas terribles decisiones, recuperar relaciones rotas y cambiar mis hábitos al relacionarme. Afortunadamente se me bendijo con gente extraordinaria que me quiere y ahora estoy atravesando la mejor etapa de mi vida”, expresó el intérprete de “Sorry”, en alusión a su reciente matrimonio con la modelo Hailey Baldwin.

Bieber concluye su escrito con un mensaje de esperanza: “Todo esto es para decir que sigas luchando cuando las adversidades te hagan frente”.

A continuación, la larga reflexión de Justin Bieber: