En entrevista con la revista Jet-Set, la también influenciadora de vida saludable confesó que cuando era más pequeña “tenía complejo de patito feo”, pues la linda de la casa siempre fue su hermana Natalia, no ella.

“[Mi hermana] era modelo. Yo tenía complejo de patito feo, usaba brackets y mi mamá era la que me cortaba el pelo… Me parecía a Betty, la fea”, le dijo entre risas a la publicación.

Además, recordó que logró sentirse “no tan fea” cuando fue de acompañante de su hermana a un desfile y Viena Ruiz e Irma Aristizábal le propusieron hacer un catálogo.

“Entonces pensé que no era tan fea y acepté hacer mis primeras fotos. Tenía 13 años y aquí estoy”, rememoró Catalina, quien sin pensarlo, repitió los pasos de su mamá, Yamile Humar, y terminó siendo una de las caras más famosas del país.