Como indicó el intérprete de ‘Yo perreo sola’ a El País, la música urbana sigue siendo rechazada y esta repulsión podría ser clasista, pues el género nació en las calles y para muchos fue la luz que necesitaban para salir adelante, pero no todos lo ven así.

“Es como el racismo o la homofobia”, comparó Bad Bunny estas problemáticas sociales con lo que ocurre con el reguetón en la actualidad, y aceptó que su ejemplo “suena horrible”, pero que es algo que “no va a acabar nunca”, añadió al medio.

El artista, que finalmente no se retira de la música, también aseguró al informativo que los ‘beats’ de este género nacieron en la calle y fueron el salvavidas para aquellos que no tuvieron muchas posibilidades: “Gente que saló de la cárcel, o vendía drogas”.

Pese a la oposición de algunos, varios intérpretes del género lograron salir adelante, como fue el caso de Anuel -que anunció su retiro de la música-, quien estuvo en la cárcel y ahora es uno de los artistas más representativos de la escena.

Es por esa esperanza que sembró el reguetón en el corazón de muchos que Bad Bunny no se molesta por lo que puedan decir los detractores, porque aún así “hay un mundo entero bailando las canciones, disfrutando de la vida sin prejuicios“, indicó al portal noticioso.

Aquí, uno de los temas con los que el ‘Conejo malo’ le ha dado la vuelta al mundo: ‘Dákiti’, como lo corroboran las más de 433 millones de reproducciones que tiene en YouTube.