Es más, se sale al balcón a gritarles groserías a sus vecinos y a dedicarles la canción ‘La envidia’ de Diomedes Díaz.

“¡Oigan, vecinos hiju&%$#! ¡Vecinos hiju&%$#! ¡El vecino que me bajó los tacos… desgraciado!”, grita la intérprete y, enseguida, canta: ¡Escuchen!: ‘La envidia es un mal sobre la tierra, la envidia es un mal sobre la tierra, [Dios mío dame paciencia] con tantos envidiosos. Malpa%$$”?”.

Luego, y como acusando a los vecinos del piso de arriba, que parecen tener un niño (a juzgar por un carrito que tienen estacionado en su puerta), la artista sale de su apartamento, sube las escaleras y empieza a cantarles dicho tema más de cerca.

Adicionalmente, cuando vuelve a bajar, a grito herido les dice: “¡Y voy a seguir bajando y subiendo a la música! ¡No joda!”.

Esta no es la primera polémica de Ana del Castillo por sus fiestas y sus excesos con el trago, en el pasado hasta sufrió un accidente en el que quedó gravemente herida y terminó en un pleito con el reguetonero que iba con ella.

La nueva controversia de la cantante se volvió viral y ha sido compartida por varias cuentas abiertas que publican contenidos de famosos. Este es un carrusel que muestra dos videos con lo sucedido entre ella y sus vecinos (para ver los ambos hay que deslizar o dar clic en las flechas que salen sobre ellos).