“Tenía una en Perú y otra en Paraguay”, manifestó la cantante, en una entrevista con ‘La Movida’, refiriéndose a sus prótesis mamarias.

“A Ana le tocó cantar como 15 conciertos con la prótesis afuera y eso nadie lo sabía. En el bus iba muriendo del dolor, [pero] ella se bajó ¡con una actitud!”, recordó Margarita Carrillo, amiga de la artista, en el mismo programa.

“Yo le decía: ‘Ana, estoy orgullosa de ti”, añadió Margarita y, en seguida, indicó que en cada uno de esos conciertos, a pesar del dolor, la cantante “se montaba a la tarima y brincaba con el público”.

A raíz de lo sucedido, Ana ingresó “hace unos días” al quirófano para operarse los senos y aprovechó para hacerse una lipoescultura, concluyó ‘La Movida’.