El grupo ibérico, de propiedad del magnate Amancio Ortega (cuya fortuna es de 73.600 millones de dólares) maneja varias marcas, como Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe, recuerda la revista Forbes.

Aunque en Colombia no cesará actividades por completo, como sí sucederá en otros países, el conglomerado anunció –citado por el medio financiero– que cerrará la tienda de Zara en el centro comercial Fontanar, de Chía, y dos sucursales de Bershka y Oysho, en los centros Santafé y Multiplaza de la capital, precisamente debido a las medidas de aislamiento por el coronavirus, pico y cédula y otras, que han golpeado especialmente a los centros comerciales.

Para el grupo, el criterio para cerrar ciertas tiendas es la rentabilidad, y espera que la actividad de los puntos de venta cerrados sea absorbida por las tiendas restantes que no cerrarán. La intención de cerrar las 1.200 a nivel global se tomó en junio del 2020.

Las tiendas Zara llegaron al país en el 2007, traídas por el grupo Harari, que deriva más de la mitad de sus ventas por intermedio de las tiendas Zara.

Cifras citadas por el portal especializado America Retail señalan que Harari es el  principal grupo de moda textil en el país, y tuvo ventas por 926.000 millones de pesos en el 2019, provenientes de 7 marcas, con un crecimiento del 6,6 %, con activos en Colombia por 681.000 millones de pesos.

Como se dijo anteriormente, Zara trae el 52,3 % de las ventas, y le sigue Berskha, con el 16,1 %; cierra el podio Stradivarius, con 14,1 % de participación de las ventas, publicó el medio.

El grupo Inditex obtuvo en el tercer trimestre del 2020 un beneficio neto de 866 millones de euros (1.051 millones de dólares) gracias a la recuperación de las ventas, una vez superado el impacto provocado por la pandemia de coronavirus en el primer semestre, pero eso no evitó que decidiera cerrar las tiendas que no les reporten dividendos.