Esta semana, en medio del paro nacional, inicia la negociación del que será el salario que se ganan aproximadamente 9.000.000 de personas en el país; en caso de que las partes no logren llegar a un acuerdo, el Ejecutivo lo definirá unilateralmente y expedirá el respectivo decreto que regirá desde el primero de enero.

Muchas personas seguramente se han preguntado alguna vez con qué criterios, o con base en qué, se determina el porcentaje de incremento; en primer lugar y como dato primordial, la mesa de concertación tiene claro que la variación no puede estar por debajo de la cifra de inflación, o costo de vida en Colombia, que hasta el momento suma 3,43 %, de acuerdo con cifras del Dane.

Otro dato fundamental en los diálogos es la cifra de productividad de la economía, definida como la capacidad y eficiencia que tiene el país para producir bienes o servicios, que en 2018 llegó al 0,52 %, informó la revista Dinero.

La suma de estos dos números, inflación y productividad, dan una idea a los negociadores para fijar el salario mínimo en Colombia; por ejemplo, si la inflación este año cierra en 3,5 % y la productividad llega al 1 %, como prevén algunos expertos, el porcentaje que se va a incrementar debe estar igual, o por encima del 4,5 %.

Haciendo la suma, si solo se incrementa en este porcentaje, el monto que recibirían los colombianos que se ganan este sueldo sería de 865.381 pesos el próximo año, sin subsidio de transporte, 37.265 pesos por encima del salario mínimo de este año (828.116).

El crecimiento de la economía y la contribución de los salarios al ingreso nacional, son otros de los datos que tienen que tener en cuenta las partes en esta negociación, indicó El Tiempo.