Claudia Morales reconoció en una entrevista con la revista Semana que la librería que montó en Armenia luego de dejar Caracol Radio y Bogotá se quebró por cuenta del cierre en sus operaciones desde el pasado 16 de marzo. Como el negocio no tenía un catálogo digital, sus ventas durante dos meses y medio fueron totalmente nulas.

“Lo que nunca me imaginé fue que se iba a venir una pandemia encima y que por eso el negocio se iba a quebrar. Pero bueno, arrancamos y aquí estamos”, declaró optimista la columnista del diario El Espectador.

La librería de Morales cumplirá dos años de vida el próximo 3 de julio. Sin importar la quiebra de su emprendimiento, la periodista reabrió sus puertas la semana pasada con todos los protocolos de bioseguridad, aprovechando que el Gobierno autorizó su funcionamiento.

Para funcionar en las semanas que vienen, la periodista y su esposo acudieron a sus ahorros y préstamos, el último recurso que les quedaba para evitar el cierre definitivo de la librería. Por fortuna, las ventas que ha tenido en los primeros días de reapertura fueron buenas. El coronavirus fue el que llevó las finanzas del negocio a un punto crítico, porque antes de la cuarentena siempre fue exitoso, aseguró Morales en Semana.

“En estos 81 días que Isabela (hija de Morales) lleva encerrada me ha visto llorar en 3 o 4 ocasiones cuando me pongo a pensar si llegó el final de esta aventura, si es el momento de cerrar. Ella sabe que yo estoy viviendo de un préstamo y de mis ahorros y que gracias a eso pudimos mantener a los dos empleados que tenemos aquí”, reconoció la comunicadora.

En Twitter se nota que bastantes seguidores de Morales quieren apoyarla en este duro momento económico. Ella anunció recientemente los horarios en los que funcionará ahora la librería y el correo al que sus clientes pueden comunicarse para hacer sus pedidos si no quieren ir directamente a la tienda.