El impacto del cierre de la economía para evitar la propagación del COVID-19 en el país ha llevado a que más de 5 millones de personas se queden sin empleo ante la falta de recursos de las empresas para cubrir sus nóminas; para ellos, según Ángel Custodio Cabrera, ministro de Trabajo, se habilitó el subsidio de desempleo con el cual se les paga un monto de 160.000 pesos mensuales bajo las siguientes condiciones:

  • Ser trabajador dependientes categoría A y B y cesante.
  • Que haya aportado a las Cajas de Compensación Familiar por lo menos seis (6) meses continuos o discontinuos en los últimos cinco (5) años.
  • Que haya perdido su empleo a partir del 12 de marzo de 2020.

Pero si su empresa no lo despidió, pero le redujo el salario o lo envió a su casa con licencia no remunerada (en la que le tienen que pagar todas las prestaciones sociales), la Superintendencia Financiera autorizó a los fondos de cesantías (Porvenir, Protección, Colfondos y Skandia) a entregarle parcialmente este dinero en caso de que lo necesite para atender sus necesidades en medio de la pandemia.

Este proceso, según informó la entidad, debe hacerse a través de canales virtuales o remotos como sitios web, call center, sistema de audio-respuestas o aplicaciones móviles (apps), para evitar que los trabajadores salgan de sus casas.

Una de las mayores preocupaciones de los empleados formales del país por esta época de mitad de año es si sus empresas les pagarán la tan anhelada prima de servicios, plata que sirve, entre otras cosas, para pagar deudas, hacer mercado o darse cualquier gusto como comprar ropa o electrodomésticos; para darles un salvavidas a las empresas que se quedaron sin plata por la pandemia, el Gobierno autorizó el giro de un subsidio a la prima que les ayuda con el 50 % de esta obligación.

Pero no todos los trabajadores ni empresas aplican para este beneficio; el ministro Cabrera destacó que esto solo se les dará a las compañías que demuestren que sus ingresos durante la emergencia se redujeron más de un 20 %, y aplicará para empleados cuyos rangos de salario estén entre un salario mínimo y un millón de pesos.

Una medida que también les ayudará a los comerciantes del país y que el Gobierno tuvo que adelantar debido a la crisis económica por la que están pasando en estos momentos son los tres días sin IVA que se llevarán a cabo el 19 junio, el 3 de julio y el 19 de julio, y aplica para los siguientes productos:

  • Vestuarios y sus complementos
  • Electrodomésticos
  • Elementos deportivos
  • Juguetes y juegos
  • Útiles escolares

En caso de que se haya visto alcanzado para pagar los recibos de servicios públicos desde que comenzó la cuarentena, aparte de que prohibieron que se los corten, también dieron la opción de que pueda diferir estas cuentas varias cuotas; de acuerdo con María Fernanda Suárez, ministra de Energía, los colombianos de estratos 1 y 2 tendrán un plazo de 36 meses para pagarlos, y los de estratos 3 y 4 pueden pagarlos hasta en un plazo de 24 meses.