Tanto la pandemia del COVID-19 como las afectaciones provocadas por el huracán Iota en la zona insular de Colombia han impuesto un reto para el turismo y el sector del transporte aéreo. Es evidente que, ante semejantes circunstancias, se han presentado variaciones en los precios para visitar destinos nacionales.

Pulzo, considerando fechas de viaje entre el 21 de diciembre y el 3 de enero (siempre en clase económica), encontró que, a la fecha, los costos de los tiquetes están así:

  • Bogotá – San Andrés: por Avianca, $539.900; Viva Air $288.300; Latam, $490.800.
  • Bogotá – Cartagena: Avianca, $286.570; Viva Air, $315.774.
  • Bogotá – Santa Marta: Avianca, $324.460; Viva Air, $251.775; Latam, $293.720.
  • Bogotá – Barranquilla: Avianca, $217.630; Viva Air, $209.180; Latam, $73.160.

San Andrés, al ser la ruta nacional más larga, sigue manteniendo los precios más altos en todas las aerolíneas colombianas. Los vuelos a ciudades costeras se mantienen en precios similares, siendo Barranquilla el destino más económico.

  • Bogotá – Medellín: Avianca, $120.565; Viva Air, $139.375; Latam, $118.720.
  • Bogotá – Cali: Avianca, $181.550; Viva Air, $122.450; Latam.
  • Bogotá – Manizales: Avianca,$268.970, EassyFly, $241.730
  • Bogotá – Pasto: Avianca, $434.610.

Ciudades capitales con alta afluencia de vuelos presentan precios más cómodos al ser objeto de mayor oferta en el país.

Protocolos de seguridad para vuelos comerciales en Colombia

Pese a que el presidente Iván Duque ha sido enfático en que ya no se exigirá la prueba PCR negativa en los aeropuertos del país, las autoridades de salud insisten en el obligatorio uso del tapabocas, el distanciamiento social, la desinfección de superficies comunes y el acatamiento de las indicaciones generales.