Luis Fernando Mejía, director del centro de pensamiento Fedesarrollo, afirmó este martes que establecer un precio diferencial en la gasolina para taxistas incentivará la compra a precios subsidiados y la reventa a precios más altos, “algo imposible de evitar”.

Frente a esa iniciativa del Gobierno, advirtió que “abrirá un hueco fiscal aún mayor” y señaló que “sería mejor acordar un ajuste gradual en las tarifas del servicio de taxi”.

(Vea también: Quién se queda con el mayor porcentaje en galón de gasolina; no son estaciones de servicio)

El economista ha señalado en varias ocasiones que, aunque es impopular, subir el precio de la gasolina es una medida responsable con las finanzas de la Nación, toda vez que el subsidio a los combustibles costó en 2022 cerca de $ 36 billones, una cifra que calificó como “insostenible”. Además, hizo notar que ese es un auxilio mal focalizado porque llega en mayor medida a una población de ingresos altos.

El experto se manifestó frente a la tarifa diferencial para taxistas luego de que William Camargo, ministro de Transporte, reconociera que habría un precio más bajo para este gremio en el galón de corriente.

El funcionario había comentado que “en dos o tres semanas empezará nuevamente un aumento de tarifa del combustible. Y lo inicialmente más factible es congelar ese aumento y revisar el impacto, para eso tenemos las mesas técnicas de trabajo”.

Precisamente, como el seguimiento al consumo de la gasolina subsidiada es una de las inquietudes que hay frente a esta movida, Camargo dijo que “el impacto tenemos que observarlo, por un lado, en función del control al suministro de consumo diario, es un ejercicio que tiene que darse con dispositivos y elementos que nos garanticen que el tanqueo que se haga diariamente corresponda al que el taxista está usando en la prestación de su servicio”.

Camargo explicó que el Gobierno planea controlar el acceso a esta tarifa con un código QR, un chip o una asignación de cupos mensuales hasta cierto rango para los municipios. Para hacerlo, revisarán las características de cada taxi y el kilometraje que alcanza.

Asimismo, indicó que se buscará prevenir el retanqueo mediante la verificación de pagos de seguridad social en los vehículos y la identificación individualizada a través de los códigos QR. Esto impediría que un mismo taxi pueda tanquear varias veces seguidas y revender la gasolina a un precio mayor.

(Lea también: Quién es la mandamás de Taxis Libres: es hija de un importante empresario del transporte)

“Ya tenemos acceso a una base de datos completa de todos los taxistas registrados en el país, lo que incluye información sobre los vehículos, sus propietarios y su consumo de combustible mensual y anual. Esta información se cruzaría con los consumos mensuales y los kilometrajes obtenidos durante las revisiones técnico-mecánicas”, anotó el funcionario.

Sobre la fuente para subsidiar esa porción del combustible a los taxistas, el ministro había mencionado que ese punto hace parte de la conversación que deben tener con el Ministerio de Hacienda. Aunque anotó que “parte de las utilidades de Ecopetrol se estaban girando para pagar el diferencial. Eso en la práctica se había desmontado. Y de alguna manera, este componente debería salir de ese recurso”.

Lee todas las noticias de economia hoy aquí.