Peñalosa va a estar afuera de la Alcaldía en 7 meses, pero si no se hace la obra, esta vía va a estar bloqueada por los próximos 40 años, porque no hay otra solución con recursos asegurados que movilice los pasajeros que se necesitan”, afirmó el alcalde.

Además, enfatizó en que el IDU solicitó en diciembre de 2018 el acompañamiento de la Contraloría General de la República en el proceso de licitación del sistema por la Carrera 7.

“Estamos tranquilos de que todos los entes hagan las investigaciones, pues nosotros respetamos a las entidades de control. En el caso de TransMilenio Séptima nosotros mismos solicitamos que la Contraloría hiciera la revisión al proceso y a los contratos del SITP también”, agregó.

El funcionario argumentó la necesidad de Transmilenio por esa importante vía de la capital porque, según él, una persona que va desde Usaquén hasta la Calle 94 se puede demorar menos a pie que si se moviliza en plena hora pico.

“Hacia el norte hay cientos de viviendas y oficinas que se están construyendo, y si ya hay congestión, en unos años será peor”, enfatizó.

Además, dijo que Transmilenio por la Séptima podría mejorar la movilidad de los carros.

“Van a tener dos carriles exclusivos y 7 pasos a desnivel, mejorando la movilidad de esta vía y la de la Avenida Circunvalar”, explicó.

Cabe recordar que la licitación de la obra que pretende la administración Peñalosa está frenada por cuenta de una decisión de la Procuraduría que pidió suspender el proceso y dio inicio a una investigación.

El órgano de control solicitó detener la contratación de ese proyecto porque, afirma, no existe una armonía entre los estudios y diseños de esa troncal y las obras del Plan Parcial de Renovación Urbana ‘El Pedregal’, lo cual “podría generar una eventual parálisis en la construcción del proyecto”.