Este es el primer incremento del año que hace el régimen chavista en medio de la crisis económica que enfrenta el vecino país, en el que la inflación o costo de vida asciende a 200.000 %, según el Fondo Monetario Internacional.

El aumento en la retribución mínima que reciben los venezolanos por su trabajo suma un alza de sueldo de 150.000 a 250.000 bolívares (3,7 dólares) más el bono que lo complementa, sin impacto en prestaciones sociales, e incluye otros beneficios laborales que ascienden de 150.000 a 200.000 bolívares (3 dólares).

En octubre del año pasado el salario mínimo de los venezolanos equivalía a 15 dólares aproximadamente, casi el doble de lo que vale con este último incremento, esto para dimensionar parte de la pérdida de poder adquisitivo de las personas a consecuencia del aumento de precios.

Maduro atribuye la crisis que atraviesa su país a sanciones interpuestas por parte de Estados Unidos que incluyen embargo petrolero, principal fuente de ingresos de Venezuela.

AFP.