Se trata de algunas de las marcas que maneja el grupo Alsea, que tiene las franquicias en el país de Starbucks, Domino’s, Archies y P. F. Chang’s.

Según informó Francisco Tosso, country manager de la compañía, al comienzo el impacto fue alto, pero después la situación mejoró gracias al modelo de domicilios que tenían consolidado en varios de sus negocios; dice que antes de la pandemia del COVID-19 las ventas por domicilio eran del 50 % del total.

“Hoy ese dato está en 90%. Domino’s era más del 70% de delivery y hoy está en 98%, con una cobertura nacional. La semana pasada inauguramos la tienda 106”, afirmó el líder de Alsea en entrevista con el diario Portafolio.

El negocio de la pizza ha sido el que mejor se ha comportado entre las marcas que tiene este grupo de franquicias en el país. Según Tosso, Domino’s “ha sido un pilar fundamental” en medio de la crisis que llevó a la mayoría de negocios a la llamada reinvención.

En lo que tiene que ver con Starbucks, cuando empezó la crisis la situación fue muy difícil, pero la recuperación es evidente.

“La verdad es que las dos primeras semanas fueron muy malas y ya, en las últimas, estamos en el orden del 50%. Nos llaman desde la corporación y nos preguntan qué estamos haciendo”, sostuvo el empresario.

Sobre el tema de arriendos, Tosso asegura que, en lugar de cerrar tiendas, el plan que tienen es abrir más en este fin de año y comienzos de 2021. Sin embargo, deja ver que necesitan que les bajen el canon porque es imposible cumplir con el 100 %.

Hace varias semanas, Francisco Tosso también dijo en La República que, a pesar de la crisis económica por causa de la COVID-19, el grupo de franquicias sigue con su estrategia de ampliar su cobertura en el país y abrirá un nuevo restaurante de Domino´s Pizza, en Cali, cumpliendo todas las medidas de bioseguridad para evitar la propagación de la enfermedad.

“En medio de esta coyuntura seguimos apostándole a la generación de empleo y al desarrollo del país. La tienda en Villa Colombia es nuestra apertura número 17 en Cali y la 106 en todo el país. Estamos proyectando nuevas oportunidades en el futuro cercano”, dijo el empresario en el diario.

Por otra parte, sobre el cierre del restaurante P.F. Chang’s en el norte de Bogotá por el retiro de los icónicos caballos en su entrada, la marca aclaró en un comunicado que esto se trata solo de una adecuación a la infraestructura del lugar.

“No tenemos previsto ningún cierre. Continuamos listos para entregarles la magia y tradición de nuestra cocina, y seguiremos trabajando para crecer y entregarles nuevas sorpresas para acompañar con un toque especial los mejores momentos del día.