“¿Sufre lumbago, calambres o dolencias similares? ¿Padece tortícolis, torceduras, desgarros? ¿Golpes, molestias musculares de espalda y cintura?”, decía el famoso comercial de televisión de la crema, en el que afligidos pacientes respondían con un lamentable “sí señor” a cada pregunta.

Dolorán prometía acabar con todos esos achaques fácilmente y se convirtió en un producto tradicional en el país.

“Dolorán se frota y ¡qué rápido alivio!”, decía. “Adiós dolores. Dolores le tiene miedo a Dolorán”.

Este martes, La FM informó del deceso del creador del famoso ungüento, quien también fue presidente del Deportes Tolima.

El propio Rivera había contado a esa emisora que su emprendimiento comenzó en 1953, después de años en la industria farmacéutica, e incluso detalló que la reconocida voz de sus comerciales era la de su hermano, el locutor y doctor Cristóbal Américo Rivera.

Su hijo, Juan Carlos Rivera, dijo a Caracol Radio que su padre “apenas cursó tercero de bachillerato” y contó que “la pomada se realiza en un laboratorio familiar en Ibagué“.

“Mi padre siempre se negó a cambiar su presentación o hacer alguna variación en gel o venderla en tubos. Era estricto en mantener la misma presentación representada en un pequeño recipiente circular de color verde”, agregó.

Este era el tradicional comercial de los años 80 y 90: