La compañía, acusada por sindicatos de estar a punto de cometer una “masacre laboral”, aclaró a RCN Radio que es independiente y no es “unidad de negocio ni un brazo” de Huawei Technologies. Por lo tanto, la crisis que experimenta no tiene nada que ver con la del fabricante chino de teléfonos celulares, que actualmente campea con cierto éxito su propia crisis por restricciones del gobierno estadounidense.

Serían 289 los trabajadores que quedarían en la calle si el Ministerio de Trabajo aprueba el despido colectivo, dijo a esa emisora el presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez.

Sin embargo, Gómez también reconoció que la situación podría ser aún peor pues la empresa advirtió que “en caso de que no se les conceda la autorización solicitada, cerrará definitivamente la empresa, con lo que se quedarían sin trabajo a 600 funcionarios”.

El Espectador explica que para realizar el despido masivo la ley obliga a pedir autorización al ministerio, que le estaría dando largas a su decisión por la complejidad del caso. Y es que el vicepresidente de la CGT, Jorge Iván Díez, dijo a ese medio que no es verdad que Huawei MS vaya a quebrar de no hacer el despido masivo, como ha advertido anteriormente, pues tendría “respaldo económico de UNE EPM Telecomunicaciones”.

De acuerdo con ese diario, saldrían 254 de los 436 trabajadores que conforman la planta de la compañía, pero también resalta que los datos del ministerio hablan de solo el 9 % de los empleados, y esto no coincide con el 58 % del que habla la Confederación.