Por eso el Ejecutivo puso sobre la mesa una propuesta del 5,2 %, lo que elevaría el salario que devengan más de tres millones de colombianos a 870.349 pesos, sin incluir subsidio de transporte; es decir, 42.233 pesos más que los 828.116 pesos de este año.

“Estamos dispuestos a hablar, pero mientras que no haya respuesta de los otros lados es muy difícil. Esto es un proceso de negociación, mientras que no haya concertación, el número que nosotros digamos es pura especulación”, dijo la ministra de Trabajo, Alicia Arango.

Insistió en que la negociación es la mejor manera para darles a los colombianos la cifra más justa y así no tener que decretar el incremento unilateralmente, como se tendría que hacer si no se define un monto de aquí al próximo 30 de diciembre.

“Si no llegan a un acuerdo nos toca; tenemos que explorar cómo podemos acercar las cifras, pero para eso hay que hablar”, sostuvo la ministra luego del encuentro de la mesa de concertación salarial de este jueves.

De otro lado, la jefe de la cartera Laboral resaltó que sería “una maravilla” que esta reunión llegue a la Casa de Nariño, tal y como se hizo el año pasado y de la cual salió el incremento para el 2019.